ES JOSE IGNACIO, NO FERNANDO

0
3122

Pedro Castellanos

El protector de los múltiples desmanes que en perjuicio de pacíficos colimenses, entre ellos su propia ex cónyuge, ha venido cometiendo con total impunidad de violento sicópata Eduardo Aubrey Palomino Castro, es el gobernador del Estado José Ignacio Peralta Sánchez, no el ex gobernador Fernando Moreno Peña que hará un par de años lo mandó a Chihuahua a un Baile y desde entonces no lo deja ni que se acerque a su misión ubicada en “El Trapiche” municipio de Cuauhtémoc.

A sabiendas de que desde hace rato no existe más el parentesco político entre Moreno Peña y Aubrey Palomino Castro, la prensa oficialista involucró a Fernando como protector de Eduardo, para librar a José Ignacio sin conseguirlo de la quema social provocada por la cobarde agresión de que su protegido el violento y agresivo esquizofrénico supuestamente jarocho hizo víctima el jueves 4 de octubre de 2018 a un automovilista a quien le golpeó la cabeza con un tubo de acero , inocente cristiano que no recibió ninguna protección del nefasto gobierno peraltista que lo dejó a merced de las presiones del agresor para lograr su perdón judicial y salir del bote como lo hizo en menos que canto un gallo.

Es un hecho que Eduardo Aubrey Palomino Castro se ostentó ante los policías municipales y de la Fiscalía que lo detuvieron en fragancia, como asesor del Gobernador y jefe del C5; y amenazó de muerte a los gendarmes y sus familias sin no lo dejaban libre ipso facto, bravuconadas, ostentación y amenazas de las que no acusó recibo José Ignacio Peralta Sánchez sino todo lo contrario, le facilitó librar el delito de homicidio en grado de tentativa.
José Ignacio Peralta Sánchez le tolera todos sus desmanes a Audrey Pistolas, le solapa todas sus trapacerías, porque éste es parte del esquema de corrupción peraltista/norieguista como la que campea en la SS y BS del Gobierno del Estado y tiene tronados los servicios médicos en todos sus hospitales en perjuicio de la salud y la vida de los infelices e inseguros colimenses. No hay otra explicación más que la complicidad entre ellos para pegarle al dinero público vía negocios truqueados. Por ello su prensa abyecta grita desaforada “¡Al ladrón, al ladrón, al ladrón¡ para que la gente se ocupe de Fernando Moreno Peña y no de él.

A pesar de que más que documentado está que el cómplice en negocios inconfesables de José Ignacio Peralta Sánchez es un peligro real y latente para los colimenses a quienes les prometió que con él como gobernador vivirían felices y seguros, no lo regresa a Veracruz donde tiene integrada una carpeta de investigación por peculado de 30 millones de pesos. El reciente intento de homicidio tuvo como antecedentes las agresiones verbales y físicas de que el tal Aubrey Palomino Castro cometió en contra de servidores de la salud en el Hospital Regional Universitario, y las amenazas pistola en mano contra trabajadores, vecinos y mascotas del coto residencial “Parotas”.

Si el pelafustán todavía se refugia en la casa marcada con el número 7, lote 15, propiedad de Lourdes Ahumada Martínez, “Residencial Esmeralda”, a pesar de que la mayoría de sus cuarenta y tantos vecinos lo detestan y quieren correr a escobazos, es porque su cómplice y compadre, Carlos Noriega García, lo protege, igual que lo hacen Héctor Insúa García y César Cedrero Mejía, por ejemplo. Gallinas todos, se les arruga el cutis cuando tienen frente a frente al valentón Eduardo a quien ya |se los habíamos puesto de pechito para que lo desalojaran pero se la perdonaron porque les juró que ya no haría travesuras, pero como su arrepentimiento resultó ser de dientes para afuera (los violentos actos que cometió en el Hospital Regional Universitario y con el automovilista son la mejor evidencia) ahora andan cagándose de miedo buscando que terceros se los quiten de encima. Por culebras no les queda de otra que aclimatarse o a aclichingarse. Que los defienda su abuela.

En lugar de aventarle la bolita a Fernando Morena Peña, José Ignacio Peralta Sánchez debe agarrar de la cola a Eduardo Aubrey Palomino Castro, enjaularlo y regresarlo al corral jarocho de donde en mala hora para los colimenses de escapó. Ojalá que lo haga antes de que el peligroso sujeto cometa algún homicidio. El horno no está para bollos, Nachito, tú eres el responsable de lo que suceda, no Fernando Moreno Peña. Advertido estás para que luego no salgas conque a nachita la bolsearon.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here