Los retos de la mayoría legislativa

0
212

Diurnarius
Miguel Ángel Sánchez Romero

Con más pena que gloria y en vueltos con el estigma de la corrupción, la opacidad y la complicidad, concluyó su periodo la 58 Legislatura del Congreso del Estado, ahora tocará a 25 nuevos diputados, de los cuales la gran mayoría se estrenan como Legisladores y como políticos, emanados de un proceso electoral atípico que generó grandes expectativas entra la sociedad y que ahora tendrán que cumplir sus promesas de campaña, lo que de principio no les será fácil ni sencillo, sobre todo por los coyotes y políticos de largos colmillos con los que tendrán que lidiar para no caer en sus garras.

Lo cierto es que la nueva mayoría del Congreso del Estado, integrada por los legisladores de Morena-PT-PES, tendrán que poner los pies en la tierra y aprender rápido las artes de la política, las negociaciones y los consensos, pero sobre todo a ponerse de acuerdo entre ellos, sino quieren terminar divididos y arrollados por el anquilosado sistema que prometieron erradicar, y que desafortunadamente a más de un legislador le ha comenzado a coquetear, aprovechándose de su inocencia e inexperiencia y los ímpetus desbordados de uno que otro que busca sobre salir del resto de sus compañeros, lo que representa un riesgo que los puede fracturar, por lo que no tendrán que perder de vista que juntos son mayoría e imponen condiciones, solos son presa fácil.

Sin embargo, la reconfiguración de los grupos parlamentarios que se dio en la primera sesión de la 59 legislatura, en la que se dieron algunos movimientos que ya se esperaban como el de Vladimir Parra que nunca se asumió como diputado del extinto PES, sino de Morena y el de Francisco Rodríguez que era visto que renunciaría al PRD, para sumarse al grupo parlamentario del PAN; pero algunos de los enroques que no se esperaban fue la desbandada de legisladores del PT, y Nueva Alianza a las filas de Morena; con lo cual el partido López Obradorista se hizo el grupo parlamentario con mayor presencia y con ello, el control del Congreso del Estado.

Sin embargo la mayoría de legisladores que logró Morena con la adhesión de diputados del PT, PES y Nueva Alianza, no es garantía de estabilidad, sobre todo por qué tanto el PT y el PES ahora independientes, se quedan con un mínimo de diputados que los pone en un escenario critico en el que no pueden darse el lujo de perder uno de sus integrantes, ya que dejarían figurar como grupo parlamentario y con ello perderían prerrogativas y beneficios, que una vez probados no van a querer soltar.

Si bien la 59 legislatura apenas inicia sus funciones y los nuevos diputados apenas comienzan a conocer sus responsabilidades, habremos que esperar a que pasen los festejos y la borrachera para ver como les va en la cruda; por el momento no habrá que perder de vista a los diputados del PRI y el PAN, que a pesar de que son minoría, y pareciera que no podrán figurar, su experiencia en el terreno político, puede sacarlos a flote, por lo que no hay que extrañarnos, logran imponer condiciones en algunos temas de la Agenda Legislativa; pero eso dependerá en mucho de la unidad que logre amalgamar los diputados del Morena-PT-PES (independientes), pero ese será el principal reto a vencer de la nueva mayoría legislativa.

miguelinosan@yahoo.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here