CONTRASTES

0
155

TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

Los alcaldes electos de Colima y Villa de Álvarez, Leoncio Morán Sánchez y Felipe Cruz Calvario, respectivamente, recibirán más problemas que recursos para enfrentarlos, pero mientras el primero todos los días despotrica en contra de quien le entregará el cargo a mediados de octubre próximo, curándose así en salud, vacunándose porque no podrá cumplir las  promesas de campaña que hizo, el segundo ha observado actitudes y comportamientos centrados, maduros, responsables e instituciones, sin aspavientos ni balandronadas como lo ha vendido haciendo todos los días quien fuera su coyuntural compañero de partido en las pasadas elecciones.

Mientras que el rey del escándalo mediático ya le dijo al panista Héctor Insúa García hasta de lo que va a morir, el ecuánime Felipe no se ha ocupado ni para bien ni para mal de quien venció en las urnas el domingo 01/07/2018 sino en elaborar su plan y programas de gobierno para el trienio 2018/2021, no quema su pólvora en infiernitos, lo cual no quiere decir que si llegado el momento encuentra elementos para encausar a Yulenny Guylaine Cortés León ante la justicia no lo hará sin miramientos. Le metería corte sin tantos gritos y sombrerazos como los que a diario pega el destemplado Leoncio.

 “El nivel de desastre que existe en el Ayuntamiento de Colima no tiene precedentes, es una verdadera sinvergüenzada, saquearon el patrimonio de los ciudadanos. Existe una situación de irresponsabilidad total. La administración está comprometida por un manejo irresponsable del Alcalde y sus principales áreas de dirección, por lo que habremos de tomar medidas para llamar a cuentas a los responsables (¡uy que miedo¡ deben estar templando) ”, dispara con su carabina cuata el incendiario tendajonero de la céntrica calle Madero de la capital del estado.

Además, Morán Sánchez  acusa a Insúa García de haber basificado a 400 trabajadores entre los que según él incluyó a la nana de sus hijos (del acusado). Con la rijosidad compulsiva que lo caracteriza, el berrinchudo y buscabullas de Locho también acusa a Héctor de “haber tomado una actitud infantil e irresponsable, misma que lastima el patrimonio de los colimenses y que, en su momento, habremos de hacer público. Este es el gobierno más corrupto y aun así tienen el descaro de tomar todavía decisiones que van contra la economía del municipio y del patrimonio de los capitalinos”.

Asustón, Leoncio, proclive a abrazárseles a los policías ministeriales, clama al cielo que el nivel de deuda es más alarmante de lo que se había pensado y que  no existe dinero previsto para el pago de aguinaldos ni para cubrir los retroactivos de todo el año.”NI qué  decir de la deuda de pensiones, pero, además, en esta última quincena siguen basificando gente”. Llora antes de que le llegue, como le va a llegar, la lumbre a los aparejos.

“Todo esto es un acto de irresponsabilidad total, una burla para los trabajadores, pero yo no voy a ser cómplice de esas sinvergüenzadas”, remata el honesto, transparente y sin par alcalde ciudadano electo de Colima. Tiempo y oportunidad habrá de comprobar si pasa o no de sus bravuconadas verbales a las acusaciones judiciales debidamente sustentadas con pruebas documentales.

Se sabe que Leoncio también trae en su mira al presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados Delegación Colima, Sergio Contreras Ochoa, a quien le atribuye manejos indebidos en la comercialización de los espacios para sus compañeros de gremio en las tres ediciones del “Colima Fest”. Total, el que sin ser político lleva quince años comiendo con manteca gracias a los cargos públicos que ha ocupado, sigue feliz, loco de contento, lanzando cohetes al aire a placer, sin pensar que más pronto de lo que se imagina le llegará el tiempo de recoger las varas.

 EL ACABO

  • Todavía no toma posesión del cargo de alcalde de Colima, Leoncio Morán Sánchez, y está agotando ya el consabido recurso de culpar de todos los males de Micaela a quien le entregará la estafeta el próximo 15 de octubre. Más pronto de lo que se imagina tendrá que emprenderla en contra de sus propios funcionarios para salvar por un tiempo su propio pellejo.
  • Por cierto, el equipo de empleados de primer nivel que acompañará a Leoncio Morán Sánchez en su segunda aventura municipal está cortado con las mismas tijeras que él.
  • Locho y figura, hasta la sepultura. Seguirá sembrando vientos pa’ cosechar tempestades.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here