COMBATE DECLARATIVO

0
241

TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

El Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Delegación Colima, Jorge Morales, lleva ya un año combatiendo con declaraciones la corrupción imperante en los procesos de licitación de obra pública que hacen los tres niveles de gobierno. “El tema de la corrupción lo tenemos sobre la mesa para erradicarlo. Desde el año pasado, aquí, en Colima, estamos empujando fuerte este concepto, donde tenemos una comisión que trabaja para ello”, ha vuelto a la carga hace unos días el líder gremial que a pesar de que nada ha logrado en la materia sigue confiando en las mesas y en las comisiones que suelen ser como la carabina de Ambrosio.

Para justificar la ineficacia de su empeño  declarativo, Morales alega que “en 2017 no se tuvo el recurso para hacer algunas acciones en torno al tema del combate a la corrupción”, de manera especial el recurso del valor, la decisión y el coraje para denunciar los nombres, apellidos y cargos de los funcionarios federales, estatales y municipales que la propician, incluyendo a los diputados federales que hicieron lodo con los fondo del ramo 23 para obras que ellos decidieron y ordeñaron vía los consabidos moches.

Modosito, para no provocar la santa ira de José Ignacio Peralta, el ingeniero Morales declaró hace un año que “Hemos percibido que la situación de corrupción son matices que tienen dependencias, no es la generalidad, pero estamos en el proceso de los razonamientos. Dijo que “la corrupción no se puede cuantificar”, pero está fácil, que le aplique el 10% al presupuesto total anual de obra pública programada para el estado. Por supuesto que la corrupción es práctica cotidiana del gobierno peraltista; y la ausencia se acciones afirmativas de parte de la CMIC Colima, también.

Eso sí, percibió desde entonces “que se ha incrementado al grado de lastimar fuertemente a la sociedad y reducir al mínimo la productividad de las empresas generando de paso problemáticas sociales complejas que abonan al incremento del desempleo y la desigualdad social”. Sin embargo, todavía cree en los Santos Reyes y en los exhortos a  las autoridades “para que continúen licitando las diferentes acciones y obras que se aplican en el estado, esperando que sigan haciendo sus procesos transparentes, limpios y apegados a la normatividad existente”. Y es que la esperanza muere al último…

Los traficantes de obra pública están temblando porque ahora sí la CMIC programó un recurso para la realización de procesos de investigación. Con este anuncio ya no duermen tranquilos los recaudadores de comisiones, porcentajes o moches liderados por José Ignacio Peralta. Por cierto, hace unos días uno grupo de constructores ajenos al círculo moralista le presentaron a José Ignacio pruebas de las trapacerías cometidas en su perjuicio por su concuño cómodo Carlos Noriega García, Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, recibiendo como respuesta del mandatario estatal la pregunta de que con quién lo reemplazaba si lo corría.

La verdad es que los exhortos, mesas, comisiones y procesos de investigación con los cuales Morales piensa erradicar la corrupción en la licitación de obra pública tendrán los mismos efectos que los llamados a misa. Hay que esperar a que los poderes legislativos, Federal y Local, se instalen y a que el nuevo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, empiece a gobernar para que en Colima los funcionarios públicos dejen de robarles a los colimenses. En cuatro meses la honestidad valiente se impondrá a la corrupción en todas sus formas. En tato, serenidad y paciencia al estilo Kalimán. ¿O no?

EL ACABO

  • También en la Secretaría de Salud y Bienestar del Gobierno del Estado la corrupción sigue campeando en perjuicio de la población. Los servicios médicos en sus hospitales y clínicas sufren grandes carencias materiales. Por más que se empeña el personal en prestarlo con calidad y calidez, es poco lo que puede lograr. Titulares de esa Dependencia van y vienen sin que haya mejoras relevantes, al contrario.
  • El partido Movimiento de Reconstrucción Nacional (MORENA) podría alzarse con otra diputación local plurinominal.
  • En paz descansan los restos del Partido Nueva Alianza (PANAL) y Partido Encuentra Social PES), ojalá que no los resuciten en otros engendros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here