SEPULTURERO

0
535

TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

El  gerente del Partido Revolucionario Institucional en el Estado cuya cabeza debe rodar o rodar antes que la de su jefe, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, ya había enterrado al priismo colimense cuando el domingo 01/07/2018 para él negro le llegó la arrolladora ola AMLO. Incapaz de reconocer que cosechó lo que sembró, pura cizaña, con sus desacertadas decisiones, revanchismo político, atropellos a liderazgos tricolores y sociales de gran valía, su doble y hasta triple juego para congratularse con los proyectos presidenciales obradorista y moreno vallista, por ejemplo, sigue empeñado en justificar lo que para todos está más claro que el agua de CIAPACOV: La merecería chinga que le acomodaron los electores colimenses en las urnas el domingo de la cruda verdad.

El chatillo que respaldó hasta la ignominia a Indira Vizcaíno Silva para que le ganara la diputación del Segundo Distrito Electoral Federal al enterrador del priismo porteño cayó en la misma tumba que llevaba tres años cavando. Cínico a más no poder, ahora sale con que “todavía realiza evaluaciones municipales antes de tomar un decisión (su dilatada renuncia al cargo de presidente del CDE del PRI). De veras que su desfachatez carece de progenitora.

Manipulador como siempre ha sido, Rogelio Humberto Rueda Sánchez dice que su renuncia al cargo de dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI Colima “está en la mesa”, ¿de cuál cantina?,  pero que aún no dejará esta ubre hasta que se le pegue el 01/IX/ 2018 a la del Congreso del Estado como diputado local plurinominal, cuando si hombrecito fuera  debió  de haber ya entregado desde el lunes anterior el changarro que perversamente tronó. Si no ha renunciado  a su cargos partidista menos lo hará respecto a la diputación local plurinominal cuyo gracioso otorgamiento es una mentada de madre para el muy  lastimado priismo colimeño y la sociedad en su conjunto harta ya de tanto vividor de la política como él.

En lugar de reconocer que el maltrato y la rudeza innecesaria de que hizo víctimas a los tres valiosos jóvenes ex presidentes de los comités directivos muncipales de Manzanillo,  Rubén Álamo Navarro; Luís Javier Isordia Álvarez, Colima; y  Vianey Chapula Árcega, Villa de Álvarez; al ex Secretario de Organización del CDE del PRI, Edgar Larios Carrasco; y a quien lo antecedió en el cargo que se niega a dejar en mejores manos, Federico Rangel Lozano, entre otros, dañando así  hondo y profundo la moral del priismo de base, Rogelio Humberto Rueda Sánchez  sale con su batea  de babas justificando que “los resultados ( adversos a su partido del domingo anterior) son motivo de una situación que se vivió en todo el país, en Colima los resultados en términos de triunfos y derrotas son similares”. ¡No pos’ sí¡

“Está (su renuncia) desde ayer (lunes anterior)  pero lo que puedo confirmar es que hagamos un proceso, una transición sólida, que no se quede tirado ningún procedimiento dentro del partido y lo que se puede confirmar es que si bien fui electo para abril de 2020, no terminaré ese periodo”, sentencia loro y lirondo el autista político Rogelio Humberto Rueda Sánchez para ganar tiempo nómina, pues más que levantar el tiradero deberá darle cristiana sepultura. Tranquiliza su declaración de que no terminará su periodo estatutario que tiene como fecha de caducidad el mes de abril de 2020, pero encabrona saber que entre tanto duplicará chambas

Para Rogelio Humberto que se aferra al cargo como náufrago a madero en alta mar, “No basta que se corrija lo que se tenga que corregir con la renuncia de un dirigente, es un tema que implica otras decisiones y haremos un proceso más consistente de revisión de todo lo que hay que hacer. Creo sin duda que lo podemos revisar, los resultados son motivo de una situación que se vivió en todo el país, en Colima los resultados en términos de triunfos y derrotas son similares”. O sea que mal de muchos consuelo de penitentes como Rueda Sánchez.

Tanto rollo justificatorio de Rogelio Humberto Rueda Sánchez obedece a su incapacidad de entender que la culpa del gran rechazo ciudadano que a pulso le causó al Partido Revolucionario Institucional en la entidad es de él como su dirigente porque ejerció a plenitud sus facultades estatutarias para decidir, poner y quitar, equivocarse y volverá mandar. No se vale que ahora salga conque a Chuchita la bolsearon. ¿O sí?

AL ACABO

A pesar de que en la concluida contienda electoral la coalición PRI/PVEM tuvo algunos buenos candidatos que hicieron las mejores campañas, estos no pudieron con el rechazo ciudadano hacia el primer priista del país, el primer priista del estado y su mozo de estribos, por su pésimo desempeño como presidente de la República, gobernador de Colima y gerente  del CDE del PRI, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here