TAL PARA CUAL

0
556

Observador Político
Belisario Romero Sánchez

De veras que es diablo el cola larga de Leoncio Morán Sánchez, candidato del partido de su propiedad, Movimiento Ciudadano, a presidente municipal de Colima.
El descontón que le ha dado a su acérrimo enemigo político, Héctor Insúa García, quien busca la reelección de nuevo por el Partido Acción Nacional, no tiene madre.

Está resultando mucho más letal que el que a mansalva le propinó en 2003 al entonces líder de la contienda electoral municipal, el ex priista Roberto Chapula De La Mora. Ahora sí que se pasó de tueste.

A pesar de que cuando fue presidente municipal de Colima, trienio 2003/2006, Leoncio Morán Sánchez fue públicamente encuerado por haberle robado el agua a Ciapacov durante todo un lustro para abastecer cinco locales comerciales de su propiedad ubicada en el cruce de la avenida Felipe Sevilla del Río y la calle Ignacio Manuel Altamirano de la ciudad de Colima, no tuvo empacho en filtrar a la prensa nacional (Excélsior) que su contrincante Héctor Insúa García (PAN/PRD) le robó energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad mediante los llamados “diablitos”, de seguro estos hijitos del diablejo de Locho, durante 4 años (uno menos de los cinco años en éste le robó el vital líquido a CIAPACOV), del 25 de octubre de 2012 al 17 de noviembre de 2016, por un monto de 190 mil 156 pesos .

Más tardó Excélsior en subir a sus páginas la nota del robo perpetrado por Insúa García para iluminar su casita de interés social ubicada en la calle Privada del Manzano No. 12, Residencial “Las Parotas”, que la prensa pro-lochista replicarla y sus operadores de redes sociales en darle vuelo a placer y discreción.

Insúa supo que la CFE lo había cogido en la maroma cuando el día 17 de noviembre de 2016 lo requirió a ponerse a mano mediante la notificación de ajuste por derivación eléctrica de Uso Ilícito No. 1169/2016 que lo obligó a caerse con 190 mil 156 pesos.
Si hubiera tenido contrato, si la hubiera cortado sin decirle ni agua va a la primera demora en pagar el fluido consumido.
Verdad de a kilo es que a Héctor Insúa García se le hizo fácil robarle la luz a CFE amparado en su charola de diputado local, primero, y después de la de presidente municipal de Colima, cargo éste en que Leoncio Morán Sánchez se amparó para robarle durante cinco años a CIAPACOV.

Leoncio no debió haberle sorrajado tamaña pedrada a Héctor porque libre de culpa no está. Lo más suave que puede decirse del par de malandrines metidos a la política es que tan sinvergüenza el naranja como el azul, que ninguno es digno de fiar, que los electores capitalinos deben castigarlos en las urnas el domingo 1 de julio próximo como se merecen.

Como Insúa García carece de la honestidad que se necesita para asumir como hombrecito su delito, misma actitud observada en su tiempo como alcalde de Colima por Morán Sánchez, se ha ido por la vía fácil de negarlo asumiéndose como víctima de calumnias y difamación por parte de Leoncio Morán Sánchez, candidato de la gobernadora madre y de Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Sánchez, par sujetos impresentables.
Lo rescatable de todo este culebrón es que Leoncio y Héctor se han mutuamente anulado en la carrera por la presidencia municipal de Colima.

Los políticos cogidos en actos de corrupción nunca jamás aceptan su delito, siempre salen con su cantaleta de que sus adversarios los encueran porque, valientes, han denunciado por actos de lo mismo a los hombres en el poder, o porque van liderando en las preferencias de los electores, y que las encueradas que les dan en los medios de comunicación son represalias por ser honestos, transparentes, inmaculados. El doble moral panista, Héctor Insúa García, no podía ser la excepción.

BAJO LA LUPA

* En vano afán de justificar lo injustificable, el Arquitecto Carlos Miguel Ramírez Pereyra, constructor y vendedor del inmueble que nunca habitó sino el mala paga alcalde con licencia de Colima, Héctor Insúa García, deslinda a éste del supuesto delito de robo de energía eléctrica echándose la culpa al afirmar que él cubrió la totalidad de adeudos del inmueble mencionado convenidos con la Comisión Federal de Electricidad. Muy generoso el angelito dizque pagó la energía eléctrica que no consumió. Quienes no lo conozcan que le compren su cuento chino, a otro perro con ese hueso.

* Los peleadores callejeros Leoncio Morán Sánchez (MC) y Héctor Insúa García (PAN/PRD) seguirán agarrados de sus respectivos chongos, trenzas, en los últimos días de campaña como lo han estado desde hace ya casi tres años. Por transas y rijosos se han perdido en el camino. Ni modo, nunca entendieron razones andando en la borrachera política sin poder controlar sus bajos instintos.

* ¿Por qué se preocupa la ex panista, ex verde ecologista y por el momento emecista, Esmeralda Cárdenas Sánchez, candidata a diputada por el Segundo Distrito Electoral Local, de la “escandalosa compra de votos y la intervención del PRI y del gobierno estatal para lucrar con la necesidad de las personas más vulnerables”, si como ella misma afirma “resultarán contraproducentes contra los candidatos del PRI porque han terminado por molestar e indignar aún más a los ciudadanos que ya identifican que ciertos programas sociales surgen precisamente en épocas electorales y sacan ventaja de sus necesidades económicas”?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here