Candidatos en busca de la Capital

0
120

Diurnarius
Miguel Ángel Sánchez Romero

A pesar, de que aún faltan un par de semanas para que arranquen las campañas locales, la efervescencia político-electoral ha comenzado a sentirse entre la población, pero sobre todo entre la clase política del estado, que ha comenzado a perfilar a sus candidatos favoritos a los distintos cargos de elección popular que estarán en disputa el próximo primero de julio; pero quizá los aspirantes registrados como candidatos que han generado mayor polémica e incertidumbre son: Roberto Chapula (Nueva Alianza), Héctor Insúa (PAN,PRD), Leoncio Morán (MC), Walter Oldenbourg (PRI, PVEM) y Rafael Briseño (MORENA,PES, PT), que van en busca de la Alcaldía Capitalina; sin embargo la realidad es que de los cinco, solo los tres primeros tienen posibilidades reales de ganar la elección, los otros dos compitieran entre ellos por el cuarto lugar y una regiduría en el cabildo si el voto los favorece.

Hasta ahora podría decirse que el candidato a vencer es el Alcalde con licencia Héctor Insúa García, que busca la reelección, pero esta vez como candidato de la alianza entre el PAN-PRD; sin embargo desde hace un par de meses su popularidad ha ido en descenso, su estrategia electorera de fiestas callejeras y pocas obras, así como su confrontada relación con la clase trabajadora y su obsesión de convertir a Colima en una sucursal de Guadalajara con obras con poca o nula funcionalidad para la Capital, que ha generado más inconformidad que beneficios; son algunos de los factores que debilitan su postulación, pero si a esto le sumamos que en su planilla de regidores van integrados políticos anquilosados como Enrique Michel, Raymundo González, Felicitas Cabada; además de que los candidatos a las diputaciones locales de la alianza PAN-PRD, Riult Rivera y Crispín Guerra, difícilmente le sumaran votos o harán campaña con él, por el simple hecho de que son del grupo antagónico al que pertenece Insúa dentro del PAN y que hasta ahora siguen en conflicto, mientras de la candidata al primer distrito local no podrá esperar nada, ya que a ella nadie la conoce y seguramente él le tendrá que ayudar; por lo que diferencia de la elección pasada esta vez Insúa estará solo a su suerte.

Por estas razones es entendible que Héctor Insúa haya decidido apostar todo a que la fiesta callejera del “Festival del Volcán”, con la esperanza de que catapulte su campaña y le de el plus que necesita para mantenerse a la cabeza de las preferencia electorales hasta el primero de julio, lo que realmente se ve muy complicado ya que la incursión de Leoncio Morán y Walter Oldenbourg le vienen a dividir el voto que había cultivado con sus fiestas con el sector empresarial y clase media-alta de Colima.

Por su parte, Roberto Chapula de la Mora, regresa al escenario político pero está vez arropado por el Partido Nueva Alianza, el cual le garantiza no solamente una estructura sólida, sino un respaldo económico importante y el voto duro del magisterio, el cual le habré la puerta a un segmento de la población que en la elección del 2000 fue decisiva para que perdiera la elección frente a Leoncio Morán, lo que en está ocasión de entrada le da un plus que al igual podría definir la elección del próximo primero de julio a su favor; pero esto aunado a las simpatías y voto duro que ha cultivado por años entre la clases populares y las zonas agrícolas ganaderas del municipio, hacen de Chapula un candidato competitivo y con grandes posibilidades de remontar y desplazar de las preferencias a Héctor Insúa; sin embargo pese a que Chapula tiene muchas posibilidades de crecer en las preferencias electorales, su pasado como abogado y sus viejas amistades podrían, sí como sus detractores priistas podrían una vez más llevarlo a la derrota, lo que definitivamente sería su tumba política.

Mientras que Leoncio Morán, pesé a ser un candidato que en el pasado proceso electoral ordinario y extraordinario, en el que fue candidato a gobernador por el Partido Movimiento Ciudadano, no pudo rebasar los 13 mil votos en la Capital; esta vez buscará romper con esas cifras para ganar la presidencia municipal de Colima, lo que para él no será nada fácil, ya que ahora sus contrincantes no solo están mejor posicionados, sino que cuentan con estructuras partiditas sólidas y con la capacidad de competir económicamente, además de que Leoncio no solo se juega su futuro político, sino el de su partido en el estado, por lo que de perder representaría su tumba política; sin embargo pese a lo desgastada de su imagen y su controvertido comportamiento, existen posibilidades de que pueda meterse a la pelea por la Alcaldía, solo si Héctor Insúa, cae en las preferencias electorales, ya que entre ellos y Walter Oldembourg se disputan el mismo voto duro, por lo parecido de sus perfiles; pero al igual si dividen su voto duro, podrían dejan el camino libre a Roberto Chapula, por lo que Leoncio tendrá que definir muy bien a quién va a atacar como parte de su estrategia de campaña.

De Walter Oldembourg, aunque no tiene ninguna oportunidad ni siquiera de figurar entre los principales contendientes; nos queda claro que su candidatura atiende más a un pago para que el sector empresarial guardara silencio y dejará de cuestionar al gobernador sobre la inseguridad, y se olvidara del tema de la “lista de empresarios que lavan dinero del narco”, pero sobre todo para que ese sector siguiera respaldando las acciones de Ejecutivo Estatal; por lo que a lo más que se espera que llegue en buen Walter a la contienda es a disputarle el cuarto lugar y quizá alguna regiduría al candidato de Morena, Rafael Briseño.

miguelinosan@yahoo.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here