Quemaduras solares aumentan riesgo a cáncer de piel

0
316

* Puede producir lesiones de hasta tercer grado con consecuencias posteriores

Las quemaduras solares por exposición prolongada a rayos de sol durante las horas de mayor radiación, pueden causar daños a la piel con quemaduras de primero, segundo y hasta tercer grado causando complicaciones a este órgano sensorial.

Dejar la piel expuesta a los rayos solares, particularmente entre las once de la mañana y cinco de la tarde, y sin protector solar, puede causar hinchazón, ardor, dolor, aumento de la temperatura corporal, vesículas y ampollas.

Estas manifestaciones pueden aparecer entre una y veinticuatro horas luego de haber estado expuesto y alcanzar un pico máximo a las setenta y dos horas.

Por ello, el programa Daños a la Salud por Temperaturas Naturales Extremas emitió recomendaciones para que, especialmente en temporadas vacacionales, se consideren a fin de proteger la salud.

Dicho programa sugiere prestar especial atención a los niños y adolescentes, ya que al sufrir dos o más quemaduras solares durante la infancia, incrementa el riesgo de padecer cáncer de piel durante la etapa adulta.

En ese sentido, pide utilizar protector solar, preferentemente adquiridos en farmacias y debe de ser aplicado 30 minutos antes de la exposición al sol.

Asimismo, aumentar el consumo de agua y usar ropa ligera, sombreros o gorras, sombrillas, lentes oscuros, pantalones y playeras de manga larga, así como evitar exponerse al sol durante las horas de mayor radiación y elegir las primeras horas del día o la tarde para realizar las actividades al aire libre.

En caso de presentar alguna molestia, se debe lavar la zona afectada; poner agua fría (nunca hielo); no aplicar sustancias irritantes como alcohol, pomadas o ungüentos que dificultan la transpiración; evitar contacto con la luz ultravioleta, y en caso de presentarse ampollas, no abrirlas para evitar infección.

Señaló que este año no se han registrado casos de quemaduras por exposición al sol; sin embargo, se mantiene la vigilancia epidemiológica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here