Estacionamientos de tiendas departamentales, blanco de la delincuencia, del pánico y el miedo

0
384

*Urge que haya debida coordinación entre empresas de Seguridad Privada y corporaciones policíacas, para evitar severas tragedias
José Gilberto Ibáñez Anguiano

Colima, Col.- De un tiempo a la fecha, los estacionamientos de las tiendas departamentales como Bodegas Aurerra, Mercados Soriana, Walt Mart y Soriana, se han convertido en viles cementerios, centros de balaceras, robos de vehículos, asaltos y atentados.

Con ello, dejan entre ver, de que no hay la suficiente coordinación entre las empresas de Seguridad Privada y, las corporaciones policíacas del ámbito municipal y estatal, generando psicosis, pánico y miedo, a quienes acuden con frecuencia de compras, a retirar dinero en efecto de los cajeros que tienen instalados los bancos o, a realizar algún trámite en los kioscos de Servicio que tiene instalados el Gobierno del Estado.

El caso más reciente que se registró en el estacionamiento de Walt Mart Tecnológico, en donde producto de la delincuencia, hubo una movilización policíaca, surgiendo de inmediato varias versiones, que se trataba de una balacera, que se había registrado un homicidio doloso, que se trataba de un atentado y al final de cuentas, se trató de un intento de robo de vehículo.

Mientras tanto, los ahí presentes, entraron en una crisis de nervios, prácticamente en pánico y psicosis, tanto a quienes ahí laboran como a los que se encontraban realizando compras o trámites; los oficiales de Seguridad Privada y los Agentes policíacos, tardaron en reaccionar, por fortuna, no hubo incidentes de lamentables consecuencias.

Por lo anteriormente expuesto, los estacionamientos de las tiendas de departamentales ya son bastante vulnerables, ya no son muy confiables y necesitan de manera urgente, constantes rondines de vigilancia de las corporaciones policíacas y que las empresas de Seguridad Privada destinen a dos oficiales más, para que den periódicos rondines.

Quienes sin temerla ni temerla, son las que al final de cuentas son los perjudicados, por lo que es esencial que haya la debida vigilancia, para evitar que terceros se vean afectados y, por consiguiente, sean víctimas de la delincuencia y puedan dejar severas secuelas en los respectivos núcleos familiares.

Antes de que ocurran más tragedias lamentables de las que ya se han suscitado, sería fundamental que den solución a mediano o corto plazo, antes de que se registren un incidente que pueda propiciar drásticos estragos como que una persona inocente termine en un cementerio por la negligencia de las autoridades correspondientes, pero sobre todo de la delincuencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here