MALA PRENSA CONTRA BUENOS RESULTADOS. –

0
147

VISLUMBRES

Abelardo Ahumada

Para nadie es un secreto que la prensa (y los medios electrónicos) que apoyan al gobierno estatal, son los más acérrimos críticos de las administraciones municipales no priístas. Y que la tarea de esos medios es la de ocultar y minimizar los aciertos de aquéllas, para maximizar, en cambio, sus errores.

Todo esto, sin embargo, no debería de calar en los paisanos inteligentes, mucho menos en los militantes de los partidos no-priístas que, valiéndose de las notas de la prensa gobiernista, acaban por echarle tierra también a sus correligionarios que gobiernan en esos municipios, pero que lamentablemente lo están haciendo al calor de la contienda electoral en curso.

Al respecto se sabe que hay, al menos en lo que toca a los actuales gobiernos municipales de  Colima y Villa de Álvarez, algunos elementos albiazules que, desbordados por sus ambiciones, quieren quitar a Héctor Insúa y Yulenny Cortés del camino, para tratar de ponerse en sus lugares, como si realmente fueran más capaces que aquéllos. Pero lo peor es que, según se observa, hay integrantes de la dirigencia estatal que les están dando cuerda para que así procedan, cuando deberían ser prudentes.

Si nos atuviéramos a lo que la prensa progobiernista dice de ésos y otros alcaldes de la oposición, y si lo tomáramos como puras verdades, es claro que los ocho alcaldes no priístas que actualmente gobiernan en la entidad serían los peores de cuantos han existido en la historia local, y que, por el contrario, los únicos dos alcaldes de extracción tricolor serían, a su vez, los mejores de cuantos han existido jamás. Pero no es necesario ser tan limitados de entendederas como para no darse cuenta que todo ese lodo que les echan los “colegas” que trabajan o colaboran en dichos medios, es una simple y descarada campaña de desprestigio orquestada en las altas esferas del gobierno estatal, cuyos integrantes no se han repuesto aún de la dolorosa derrota que padecieron en las elecciones de 2015, y que a todas costas quieren, en las del 2018, ganar de nuevo “el carro completo”, al que tan acostumbrados estaban.

VALORACIÓN POSITIVA. –

Contra lo que afirma esa prensa tendenciosa y cómplice de las trácalas y trapacerías que algunos miembros del gabinete estatal realizan en contra de los intereses del pueblo, está la opinión de los “vecinos de a pie”. La de las personas de buena voluntad que viven en barrios y colonias que han visto lo que con grandísimos esfuerzos, Insúa y Cortés han estado tratado de hacer para que tanto La Villa como Colima sean unas ciudades en donde siga siendo bonito vivir.

Entiendo que por decir todo esto no faltará quién me acuse de parcial, pero nunca podrán desmentir lo que afirmo, porque cualquiera que recorra con alguna frecuencia las calles y las avenidas de Colima y Villa de Álvarez, verá esos esfuerzos reflejados en la infraestructura de la zona conurbada, realizados, además, con las ganas de ser honestos que ambos alcaldes tienen.

Logros que la dirigencia estatal panista tendría, en estos casos que valorar, para que sigan aprovechando la experiencia político-administrativa que han acumulado estos elementos en los meses que llevan al frente de sus alcaldías.

DESESPERACIÓN EN EL “CUARTO DE GUERRA”. –

Es tan grande la desesperación que embarga a los integrantes del “Cuarto de Guerra” del precandidato de la coalición “Todos por México”, que han desarrollado por su cuenta otra campaña mediática para desprestigiar a sus dos más fuertes contendientes:

Sobre Anaya, por ejemplo, han publicado un video en el que se le ve y escucha pronunciando, hace como dos años (pero como si fuera ayer o antier), un discurso encomioso sobre las capacidades que hasta esa fecha había podido demostrar “el ciudadano Meade” en tanto que funcionario de dos gobiernos federales encabezados por los presidentes Calderón y Peña. No obstante lo cual, sacan de contexto ese discurso como para demostrar que el propio precandidato panista está de acuerdo con que México necesita que lo gobierne un ciudadano con todas “las luces” que adornan al mejor recaudador fiscal que hayan tenido esas dos administraciones federales. Sin señalar, por supuesto, las negras sombras que cubren la antigua buena fama del ex secretario de Hacienda, a quien los más malévolos cerebros de la administración peñanietista involucraron en “la estafa maestra”, obsequiándole a cambio la candidatura presidencial del partido tricolor para que, dándose la eventualidad de que pudiese ganar la contienda por la presidencia, él viera los modos de cubrirles sus raterías, o para que, perdiendo la misma, fuera él (y sólo él) el que acabara dando la cara por todos los demás rateros “a la alta escuela”, involucrados en ésa y en otras estafas supermillonarias.

Habiendo valorado ya esto último, todo parece indicar que, contra todos los priístas que insisten que deben cambiar (¡prontísimo!) al “Ciudadano Meade” por otro elemento tricolor más carismático y más competitivo, eso no ocurrirá, porque la gente de Peña lo puso de parapeto para que responda por ellos y el futuro ganador no los meta al bote.

En la contraparte, las “poderosas” mentes del cuarto de guerra que ya mencionamos, han ordenado a sus “eficientes” empleados que dirijan otra intensa campaña de desprestigio en contra de “El Viejito” que ya tiene más de medio año encabezando las encuestas electorales por la presidencia; tratando de hacer creer a la gente que AMLO es algo así como un hijo de Hugo Chávez y hermano gemelo de Nicolás Maduro, sólo porque la senadora perredista de María Dolores Padierna, en una visita que hizo años atrás a Venezuela (cuando Maduro lanzó su candidatura a la presidencia de aquel país), se puso a decir que el proyecto político de Hugo Chávez había sido “exitoso y lo queremos también para México”. Como si Padierna y el ex gobernador del Distrito Federal hablaran con la misma boca y pensaran con las mismas neuronas.

CONTIENDA CALIENTE. –

A como están las cosas en Manzanillo, la contienda por la presidencia municipal y las diputaciones que allí se habrán de definir se pondrá casi como quien dice al rojo vivo. Pero en cualquier de los casos, una vez más quedará afuera el PRI. Porque aun cuando éste vaya aliado con el Partido Verde, el candidato que llevarán brilla, por lo pronto, con “destellos esmeraldinos”.

Hasta hace poco menos de dos semanas había varios indicadores de que el próximo presidente municipal de Manzanillo volvería a ser, sin demasiados trámites, Virgilio Mendoza Amezcua, el ya dos veces ex alcalde del ámbito porteño, cobijado esta vez por la coalición que, pese a que se registró con el nombre de “Todos por Colima”, no pasa de ser de “Unos cuantos por Colima”. Pero resulta que la contadora Martha Sosa Govea, ex alcaldesa por el PAN allí mismo, ex senadora, dos veces diputada local y ex candidata a la gubernatura, se atrevió a decir que quería volver a presidir esa municipalidad y, consecuentemente, en cuanto se supo, la contienda subió a muy altos tonos. Llevando a Virgilio al entendimiento de que no sólo no le será fácil ganar, como pensaba, sino que incluso pudiera perder, porque Martha Sosa tiene muchas simpatías entre el electorado local y porque aún hay mucha gente que la recuerda como una alcaldesa sumamente entregada y chambeadora.

Aparte de lo anterior, la contadora se auto destapó llevando un as a la vista: pues convenció al joven empresario Rubén Romo (que fue un dirigente municipal del PRI al que Nacho y su gente quisieron mangonear sin lograrlo) de que se sumara a su planilla como aspirante a síndico. Siendo ésa una muy interesante propuesta que, de cuajar, le servirá a Romo para conocer los meollos y los recovecos de la administración pública, y para madurar políticamente.

Son (o serán), pues, dos ex alcaldes exitosos los que competirán para que sólo uno de los dos vuelva a serlo y el otro se quede con una regiduría. ¿Quién ganará? La lucha se mira pareja. Pero, como dije arriba, lo muy claro es que ninguno será del PRI, aunque haya uno que lo parezca.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here