Tradición, colorido y algarabía, engloban las Fiestas de la Villa en honor a San Felipe de Jesús

0

*Son ya 161 años de los añejos festejos Charro Taurinos de Villa de Álvarez que suelen ser bastante concurridos

 José Gilberto Ibáñez Anguiano

 Villa de Álvarez, Col.- Tradición, colorido y algarabía, engloban las reconocidas Fiestas de La Villa, que se celebran en honor a San Felipe de Jesús (Santo Patrono de la ciudad de Colima), con el propósito de requerir de sus favores para evitar que sucedan terremotos en el Estado (Colima es una zona altamente sísmica).

La elección de San Felipe de Jesús como patrono de los temblores y de Colima, surgió de la necesidad de la población de buscar un Santo Patrono, para proteger a la comunidad de los sismos y desastres naturales. Así entre diferentes agrupaciones sociales se llegó al acuerdo de realizar un sorteo de santas y santos, reconocidos por su protección milagrosa. El que resultara elegido sería nombrado, patrono de los temblores e incendios.

Al momento del sorteo, cuentan, un fraile franciscano se acercó al portero del lugar donde se efectúo dicho sorteo y le pidió que se acercase a los regidores y les dijera que incluyeran el nombre de San Felipe de Jesús (en su tiempo fraile de la Orden de los Franciscanos) y que si resultará electo sería un buen patrono. El portero realizó la solicitud.

Ya dispuestas las papeletas, el nombre de San Felipe de Jesús, resulto elegido tres veces. Buscaron al fraile Franciscano que pidió se incluyera a San Felipe de Jesús, pero no se le encontró y esto dio origen a la idea de que fue el mismo San Felipe de Jesús, quién se ofreció a dar sus servicios a la población. Esto motivo a la población para acordar festejar cada año a dicho Santo.

Los Festejos Charro-Taurinos son de los que tienen mayor tradición y organización en el Estado. Igualmente, una de las fiestas más importantes del occidente de la República.

Reconocida a nivel nacional e internacional, la plaza de toros “La Petatera”, se monta y desmonta anualmente, está construida exclusivamente de madera, mecates y petates. Su montaje toma alrededor de dos meses. Es el escenario principal para los actos de Charrería y corridas de toros.

Los mojigangos, aunque tradición española, son gigantes hechos de materiales ligeros que hacen alusión a personajes públicos que participan bailando y animando a la gente durante los desfiles que anteceden a las cabalgatas. Los personajes representados como mojigangos deben sentirse orgullosos de tan grande distinción.

Mientras transucrren los días de los Festejos, se pueden ver diferentes muestras de charrería como las cabalgatas y de tradiciones taurinas como corridas y el Toro de Once.

También se programan eventos fuera del contexto Charro Taurino, como peleas de Box, teatro, grupos de danza, música, etc.

Deja un mensaje

Your email address will not be published.