SICARIO SINDICAL PERALTISTA

0
144

TAREA POLÍTICA
José Luís Santana Ochoa

Envalentonado por el ignominioso respaldo de su aliado político José Ignacio Peralta, el sicario sindical Audelino Flores Jurado continúa extorsionando a los tecomenses con el petate de suspenderles en seco los servicios públicos municipales si el alcalde en turno no le cumple sus exorbitantes exigencias económicas que siempre han sido de decenas de millones de pesos.

Una y otra vez, año tras año, trienio tras trienio, especialmente en los presididos por panistas, el cacique del cártel sindical ahora al servicio del gobernador se la pasa despotricando en contra de los alcaldes que no le cumplen en tiempo y forma sus insaciables exigencias económicas. Las manifestaciones callejeras y los amagos de huelga son dos de sus armas de intimidación preferidas, pero también las agresiones físicas y verbales de que hacen víctimas a los funcionarios y empleados de confianza creando un clima de violencia al interior de la administración municipal atizándole irresponsablemente al fuego que tiene incendiado el municipio sin que autoridad alguna pueda apagarlo.

Apenas la tarde del miércoles anterior hordas audelinistas de embravecidas mujeres atacaron físicamente a la tesorera municipal Martha Valenzuela Verduzco y a sus colaboradoras que durante varias semanas ya habían sido hostigadas y agredidas verbalmente por las huestes de Flores Jurado. Hartas de la grave clima laboral imperante al interior de la comuna tecomense, las agraviadas estuvieron la misma tarde-noche del miércoles de los bochornosos hechos a las puertas de Casa de Gobierno a exigirle a José Ignacio Peralta que amarre a su cancerbero que tiene al frente de la confabulación sindical urdida por su nefasto gobierno para ablandar a los alcaldes panistas de Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez, denunciada hace meses en este espacio periodístico.

Dieron en el blanco las manifestantes al reclamarle a José Ignacio Peralta que intervenga más rápido que inmediatamente para ponerle un alto a la asonada ‘sindicatera’ del enajenado Audelino Flores Jurado, quien, para calentar a sus esbirros, no les ha permitido cobrar la segunda quincena de junio de 2017 cuando el dinero está disponible en la tesorería a cargo de la agredida por él agredida Martha Valenzuela Verduzco. Si “el Ayuntamiento es un caos, están saboteando el trabajo, la gente se queja de que invaden espacios físicos”, como enuncian las golpeadas damas, la culpa es de la mano que mece la cuna del sicario sindical.

Porque el horno en Tecomán no está para bollos, ni la economía municipal puede proveer los multimillonarios recursos financieros para cumplirle las “conquistas laborales” que irresponsablemente (el de atrás paga) alcaldes priistas le concedieron al sicario sindical que no tiene llenadero, ha llegado ya el momento de que el gobierno del estado y el Congreso Local les pregunten a los tecomenses si están dispuestos a seguir manteniendo a la pandilla audelista mientras ellos a duras penas logran subsistir.
La muy deteriorada situación financiera, operativa y laboral del H. Ayuntamiento de Tecomán es insostenible.

Urge ya una intervención integral, a fondo, del más alto nivel, para rediseñarlo todo de acuerdo a la realidad económica y social del municipio que no tiene porqué mantener los privilegios de los trabajadores sindicalizados a costa de sus menguados bolsillos.

EL ACABO

Como los malos ejemplos cunden, si José Ignacio no le pone un “estate quieto” a Audelino, sus compinches que detentan los negocios sindicales en los municipios de Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc y Villa de Álvarez, harán lo mismo. Avisado está.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here