Home / Entrevista / A 48 años del Golfito
elgolfito

A 48 años del Golfito

Carlos Ramiro Vargas
Entrevista a don Héctor Lepe.

El 17 de octubre de este año, 2016, se cumplieron los primeros 48 años de la popular tienda de abarrotes colimense, conocida en Colima capital, como El Golfito.

No cualquier empresa sea comercial, industrial o de servicios, puede sobrevivir casi medio siglo consolidándose y expandiéndose principalmente en el último lustro, como lo ha venido haciendo este negocio familiar que ahora cuenta con cuatro sucursales ubicadas todas en el norte de la ciudad, mientras que la tienda matriz El Golfito, aún se mantiene en pie enfrente del parque Hidalgo, como desde hace casi medio siglo, ofreciendo a su clientela abundante y diversa, mucho de los mejores sabores y calidades en frutas, verduras, panes y otros productos alimentarios generados principalmente por proveedores estatales, o de la región.

Es así que para aproximarnos a este ejemplar comercio familiar, celebrarlo y entenderlo, en términos antropológico/económicos, pero divulgarlo en términos periodísticos, quien esto escribe, entrevistó in situ, a las 10.30 am del día apuntado renglones arriba, al contador don Héctor Lepe, hijo mayor de esta admirable familia, quien al preguntarle cómo y por qué razones se fundó El Golfito, en un año muy simbólico y fuerte para México como lo es 1968, nos responde lo siguiente:

“la cosa es que éramos una familia muy numerosa, compuesta por nueve hermanos más mis padres, a los que había que sacar adelante; fue así como mi señora madre pensó en la creación de una tienda de abarrotes como un medio de subsistencia familiar en tanto la necesidad más imperiosa. Mientras mi papá trabajaba en las Encinas y se iba prácticamente todo el día.

Entonces, éramos los hijos e hijas desde chiquitos, quienes ayudábamos a nuestra madre en las labores de la tienda. Así nos veían subiendo y bajando cajas, frutas, verduras, aunque principalmente mi hermana Sol y yo fuimos los más involucrados desde los doce años.
El negocio fue creciendo poco a poco. Casi sin darnos cuenta. Entre el trasiego de las compras, las ventas, las mercaderías en bodega o en acomodo; también se fue ampliando el grupo de proveedores hasta de pan de Comala, tamales de ceniza o fruta enmielada. Al ir creciendo los hermanos y la tienda, más crecían las responsabilidades.

De los hombres yo soy el mayor, hay cuatro hermanas con más edad que yo, Y yo ahora me quedé con la tienda, Me ayuda mi hermano Óscar, el menor, de nombre Aarón. Alías el güero o el pelón. (Risas).
Por su parte, mi hermana Adriana y Marco mi cuñado, iniciaron la primera sucursal del Golfito, en la avenida Sevilla del Río, que ya va para 13 años”
elgolfo

-¿Además de que con su sobrino Alonso, los hijos de don Marco y don Julio, sus primos involucrados en el negocio y sus propios hijos, don Héctor, se puede hablar de una segunda(Sevilla del Río), y tercera generación del Golfito?- :

“Si claro que sí. Efectivamente. Pues junto con El Golfito matriz que es Sevilla del Río tenemos cuatro sucursales más, la de Tonila acaba de cerrar, y entre todos, aunque somos independientes un negocio de otro, mantenemos coordinación operativa o financiera, habiéndonos convertido en una marca comercial abarrotera de primer orden en Colima, y ya vamos en la tercera generación de Golfitos, gracias a Dios”.

-¿Cómo se ha ido dando la relación con los proveedores, es decir, con la economía real estatal/regional?, de tal modo que sus productos además de muy sabrosos y variados en sus sabores u olores, llevan el sello inconfundible de la naturaleza y agricultura regionales-:

“Antes, en nuestros primeros años, no teníamos competencia en este tipo de negocios en Colima, con tan amplia cartera de proveedores; en ese sentido mi madre fue visionaria al exigirnos de que fuésemos leales a dos preceptos, al cliente lo que pida y prohibido decir no hay, algo que se fue fincando en el Golfito matriz desde el principio, desde cuando mis hermanos/as y yo andábamos en las camionetas haciendo contacto con los proveedores de productos perecederos o abarroteros, de un lado a otro del estado. Como anécdota te puedo contar que en alguna ocasión alguien llegó pidiendo petates, más al no haber en existencia, mi madre nos exigió que al primer petatero que viéramos lo volviéramos proveedor nuestro. Y así con productos que la misma clientela nos pedía”.

-¿Siempre estuvo aquí enfrente del Parque Hidalgo, el Golfito matriz?-:

“Si Carlos. Recordemos que hace 48 años esta avenida estaba empedrada. Se conectaba en ese entonces con los restos del camino real, diseñado para caballos o equinos en general. Aquí cerca estaba la báscula Toledo y eran casi puros terrenos”.
-¿En la Genealogía del Golfito, don Héctor, podemos afirmar que la fuerza de empuje y visión del negocio fue su señora madre?-:
“Definitivamente, aquí la vemos echada para adelante, al tanto de todo, y aun regañándonos cuando cometemos un error o nos apartamos del camino”.

“Ella ha sido pieza clave en la historia del Golfito. Y en nuestra relación con los proveedores que nos permite ofrecer como tú dices, Carlos, toda esta amplia y diversa gama de sabores, aromas texturas y trabajos de la gente de la región. Para ponerte un ejemplo, tenemos 14 distintos tipos de pan con sus respectivos proveedores. No solo de Comala.
Y así con el señor Verduzco de Tecomán que nos vende limón, o con el de los mangos. Mientras que con el proveedor de plátanos tenemos una relación de 25 años de trabajo conjunto”. El aguacate es de Michoacán. De Uruapan”.

-¿Negocios como Oxxo o Kiosko representan una amenaza para El Golfito?-:

“En un principio si lo sentimos como un problema. Empezamos a ver este tipo de negocios ir creciendo por donde quiera. Ante ello, optamos por mejorar más nuestro surtido así como estar más cerca de nuestros clientes. El trato directo con la gente que viene a comprarnos siendo nosotros los máximos responsables de un negocio que sigue siendo cien por ciento familiar, es así como hemos superado este nuevo reto”.

-¿Cómo ve don Héctor, el futuro del Golfito?-:

“Muy atado a la nueva o tercera generación de los sobrinos y nuestros hijos. Todos ellos con formación universitaria quienes están incorporando nuevas técnicas de marketing o de investigación de mercados, uso de las nuevas redes o tecnologías de la información aplicadas al comercio, así como mejores formatos de administración y gestión, pero sin perder la experiencia acumulada y transmitida por mi madre, o por mis hermanos/as y yo mismo”…

All Rigths Reserved. By, Carlos Ramiro Vargas
Colima, Colima, México. A 14 de noviembre, 2016.

About Belisario

Te podría interesar

Tito

Recibí una administración tirada, la entregaré caminando: Vázquez

#LaEntrevista *Cuando la recibí habían cortado la energía eléctrica, habían dejado de pagarles a los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com