ESTRATEGIA FALLIDA

0
134

Pedro Castellanos

Cuando los amigos del ex Secretario del H. Ayuntamiento de Villa de Álvarez, Rogelio Salazar Borjas, se enteraron de que policías municipales de Tonila, Jalisco, la mañana del viernes 28 de octubre en los límites de este municipio con Cuauhtémoc, lo habían detenido junto con otros tres presuntos malandrines y una carga que según peritaje legal resultó ser de 18.805 kilos de cocaína, lo primero que hicieron fue filtrar a sus contactos “periodísticos” que al protegido del diputado federal priista Enrique Rojas Orozco y del primo incómodo del gobernador, Pedro Peralta Rivas, lo habían dizque secuestrado, que al momento de su aseguramiento se encontraba atado de pies y manos y amordazado. El Jefe de Prensa de la Secretaría de Seguridad Pública, Subdirector de periódico “Ecos de la Costa” y connotado nachocolumnista@gmail.com aseguró incluso que al individuó de marras lo habían encontrado encajuelado. Estas versiones fueron las mismas que su defensa empleó en desesperado intento de convencer al Juez Federal de Distrito, Marco Antonio Meneses Aguilar, de que su cliente, Salazar Borjas, había sido ya no “secuestrado” como inicialmente difundieron sus compinches sino “privado de la libertad”, pero no prosperaron.

La hija del dirigente municipal de PAN en Villa de Álvarez, Héctor Mier, quien junto con el inculpado y otros de la misma gavilla política como el Director del C4 Alfredo Chávez González pujaron fuerte liderados por Pedro Peralta Rivas en las dos campañas electorales por la gubernatura de Colima de José Ignacio Peralta Sánchez, le dijo al Juez que ella había entregado cien mil pesos a quien sabe quién, y la defensa, en un último y desesperado intento de convencerlo, argumentó que “había diversas inconsistencias en el relato de las autoridades captoras y las corporaciones policiacas que les auxiliaron”, versiones interesadas que el Juez desestimo por considerar que “no se ofrecieron medios de prueba que acreditaran lo dicho y, por el contrario, consideró que la parte acusadora, el Ministerio Público Federal, sí presentó medios de prueba contundentes para vincularlo a proceso”.

Hay que reconocer que en este tan embarazoso y sonado caso el Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta Sánchez, desde el primer momento del atoramiento del ex empleado de los exgobernadores Jesús Silverio Cavazos Ceballos y Mario Anguiano Moreno, y del ex alcalde villano Enrique Rojas Orozco que, ya como diputado federal, se sabe armó a su confidente Salazar Borjas con credencial apantalla tontos de la Cámara de Diputados, tuvo la información clara y precisa del caso, motivo por el cual ordenó que lo deslindaran del personaje y vincularan a éste con el panista Jorge Luís Preciado Rodríguez y los exgobernadores mencionados, cuando todo mundo sabe que el suegro Mier, la señora de Salazar Borjas, Chávez González y Peralta Rivas, entre otros de la misma gavilla, fueron y son más nachistas que nadie.
Ahora el Ministerio Público Federal tiene tres meses para realizar la investigación complementaria para determinar la posible responsabilidad en la comisión de delito contra la salud en la modalidad posesión de cocaína con fines de comercio, de Rogelio Salazar Borjas, quien junto con los demás implicados estarán en prisión preventiva hasta el día 6 de febrero de 2017, fecha después de la cual la autoridad ministerial “deberá presentar la acusación e iniciar o un juicio o desistirse de la acción penal”.

Si bien la suerte penal de Rogelio Salazar Virgen está por definirse, la política le ha dado la espalda. Ni en el partido de sus amores, el Revolucionario Institucional, ni en la gavilla para-política que encabeza el mercenario Pedro Peralta Rivas, quieren saber nada de él. Hasta su amigo del alma el diputado federal priista Enrique Rojas Orozco lo ha desconocido a pesar de que juntos compartieron, se dice, enriquecedoras incursiones a territorio michoacano prohibido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here