Crónica de un movimiento armado: tres horas con autodefensas

0
92

* La tensión en aumento: piden liberen al Dr. Mireles

*El paso de un joven con problemas mentales tensionó más el ambiente

*Policía Rural narra como le quitó el narco a su mujer y lo echó a la calle junto con sus hijos. ¿Qué haría Usted.?

Textos y Fotos  Jorge TORRES/Mary Chávez

Coahuayana, Mich.- Con una larga fila de automotores, entre camiones cargueros y vehículos particulares varados a lo largo del puente sobre el Río Coahuayana, que divide a los estados de Colima y Michoacán, cuyos tripulantes se veían desesperados porque no podían pasar, así lucía el panorama en la zona de conflicto que desde el pasado sábado, integrantes de los autodefensas decidieron bloquear la circulación hasta que el Dr. José Manuel Mireles Valverde sea liberado por las autoridades federales tras su reciente captura.

Por la tarde de este domingo, se sentía un ambiente lleno de tensión. Antes de llegar a la zona donde se ubicó el bloqueo se encuentra un retén militar permanente, de revisión a quienes van o vienen de Colima a Michoacán, en total alerta.

Al pié de los límites con el vecino estado michoacano –en ambos lados– varios militares estaban apostados en tres unidades de las fuerzas castrenses, siempre a la expectativa.

Al pasar a pie a territorio de Michoacán, –luego de identificarnos como miembros de la prensa, con nuestra fotógrafa Mary Chávez– tomamos algunas fotos, entre ellas, precisamente a elementos de la Policía Federal que se dirigían a territorio colimense… sorpresivamente uno de los autodefensa preguntó: “¿están grabando video?, a lo que le respondimos de manera negativa, “no para nada, sólo son fotografías”.

Su respuesta era una advertencia: “pueden seguir avanzando, pero, si toman video se les quitará la cámara fotográfica”, lo cual de alguna manera nos inquietaba, pero decidimos correr el riesgo, tomando las precauciones debidas.

Habíamos avanzado pocos metros, saludamos a un líder menor del movimiento, quien al pedirle una entrevista, respondió no estar autorizado, pero que en un momento nos atendería otra persona. Se retira y se fue a pasar el mensaje.

En tanto un integrante de la “Policía Auxiliar de la Fuerza Rural”, al principio se mostró desconfiado, pero pasados unos minutos seguramente le inspiramos confianza y comenzó a charlar amenamente. Apenas iban a dar las seis de la tarde.

Aunque no quiso darnos su nombre, si justificó su lucha y respaldo que está dando a sus compañeros autodefensas, de los únicos que portan armas largas (de grueso calibre). Nos llamó la atención ver a una mujer policía también armada, dándole protección a sus compañeros, aquí en este movimiento no hay distingo de géneros, todos le entran por parejo cuando de defender su causa se trata.

Durante la plática, el Policía Rural, dijo que este movimiento llegaba hasta “El Ticuiz” y que son aproximadamente dos mil personas las que están participando en el grupo de autodefensa, quienes además tienen bloqueados los caminos vecinales que están entre las plataneras aledañas al Río Coahuayana, evitando con ello cualquier tipo de sorpresa de las autoridades.

Llama la atención, el que a elementos de la Policía Federal (PF) les franquearan el paso, incluso mueven la barricada que tenían colocada a base de piedras. Fue retirada por uno de los conductores de la patrulla de la PF para trasladarse a la base que tienen en Tecomán.

“Con ellos no es el problema”, diría el policía.

Nuestra estancia en aquella zona de conflicto, se prolonga por casi tres horas, lapso en el cual pudimos escuchar de los autodefensas decir que para la Policía Federal hay todo el apoyo, no así con elementos de la Marina y del Ejército Mexicano, a quienes no los quieren y los acusan de mantener supuestos nexos con el crimen organizado.

Antes de arribar a zona de Michoacán, nos comentaron que poco antes de nuestra llegada elementos de la Marina se pasaron a la fuerza, lo que provocó tensión en la zona.

Pues nos comentaron que al ser interceptados los marinos y negarles que siguieran avanzando, éstos cortaron cartucho, lo que puso en grave tensión la situación, ya que pudo haberse desatado la violencia, para fortuna de todos, la situación pudo distenderse y los marinos bajaron las armas y se retiraron.

El Policía Rural, también nos comentó de un hecho lamentable que vivió producto de la delincuencia organizada y que lo orilló a formar parte de esta lucha, de la que asegura: “no me importa que en ello pierda la  vida, pero mis hijos sabrán que lo hice para que ellos vivan mejor”.

Recordó que al encontrarse en su vivienda, acompañado de su familia, sujetos ligados al narcotráfico lo sacaron bajo amenazas a  él y a sus hijos, para quedarse con su esposa. “Dígame ¿qué haría usted si hubiera vivido esa situación?”, pregunta a los reporteros.

Es por eso, subraya, que estamos aquí, apoyando esta causa y exigiendo la pronta liberación del Dr. José Manuel Mireles Valverde, porque no confiamos en el actual gobierno, las cosas siguen igual y solo así podremos mejorar y retomar la paz y tranquilidad del Estado de Michoacán.

Durante la charla con el elemento de seguridad rural, nos puso en alerta ver a un joven que venía corriendo por el lado del puente hacia territorio michoacano y atrás autodefensas lo seguían al tiempo que gritaban “es un malandro”.

Le dan alcance en una brecha de una huerta platanera, para después dejarlo libre, arguyendo que no estaba bien de sus facultades mentales, volviendo todo a la normalidad.

La situación estaba tan tensa que podía cortarse con el filo de un cuchillo.

Los autodefensas armados con machetes y palos y cualquier instrumento que pudiera servirles para defenderse; algunos de ellos portan armas cortas fajadas a la cintura y otros con armas largas guardadas en sus vehículos, para ser utilizadas en caso de ser necesario.

Mujeres, niños y hombres encabezan esta lucha, con total seguridad admiten estar dispuestos para llegar hasta las últimas consecuencias, para que el Gobierno Federal cumpla sus demandas.

Ya para retirarnos del lugar, un tráilero llegó con autodefensas, solicitando autorización para pasar hacia Colima, aunque no le negaron el permiso, si le pidieron que tenía que hablar con los demás, porque ahí nadie es líder, sí ellos autorizaban, no había problema.

Se da un diálogo entre ellos donde algunos decían… “bueno, si algunos plataneros están apoyando la causa, no podemos retenerlo”, finalmente cuando caminábamos por el puente pasó el trailero, pero cuando abordamos nuestro vehículo para enfilar de regreso a Colima, el conductor fue retenido por las fuerzas castrenses, desconociendo finalmente a qué hora pudo seguir su camino.

Antes de partir, se nos dijo que tal vez habría paso a las ocho de la noche, pero nada era seguro, pues no habían definido si sería hasta la mañana del lunes, aunque hoy trascendió que solo habría paso para los vehículos de emergencia, porque hasta ese momento se daba paso solo en casos muy especiales.

La lucha del grupo de autodefensa sigue su curso y hasta este lunes la situación se encontraba más tensa. El famoso vehículo de la Policía Federal, el llamado “Rinoceronte” (vehículo blindado) y conocido como “El Monstruo” por algunos habitantes tecomenses se mantiene a la expectativa en el destacamento de la Policía de Procuración de Justicia del Estado, en Cerro de Ortega.

En tanto la situación continúa, exigen la inmediata liberación de su líder el doctor Mireles, adelantando que mientras eso no ocurra, ellos se mantendrán en el bloqueo, hasta donde tope.

Al abordar el vehículo de manera instintiva le pregunto la hora a nuestra fotógrafa, Mary Chávez, me responde, y confirmamos que apenas han transcurrido tres horas desde que llegamos a aquella zona, pero que fue una eternidad por la tensión que se vive.

Una gran experiencia vivir este episodio del periodismo y por azares del destino al inicio de los 90`s nos tocó cubrir una nota informativa sobre la localización de un plantío de mariguana que se encontraba cercano al Río Coahuayana, a unos metros del conflicto que ahora se vive.

Y estamos seguros que están dispuestos a cumplirlo, así lo viví y ahí pudimos ver a muchos Mireles, firmes con su convicción de lucha.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here